Compartir

Dejando el alcohol

Cómo empezar una vida en sobriedad

Cómo empezar una vida en sobriedad

Dejar de beber… es tan fácil.

Pues sí. Lo es. De hecho es lo que más hacemos durante nuestra vida de alcohólicos, dejar de beber. Eso no es problema.

Lo difícil es no volver a beber. Eso es lo realmente complicado. Eso es lo que nos convierte en alcohólicos, el cortocircuito que se produce en nuestra mente y que puentea todos las barreras, razones y motivos por los que queremos dejar de beber. Porque, ¿qué va a pasar si bebemos hoy? Ya lo dejaremos mañana (otra vez).

Por eso esto no va de dejar de beber, sino de empezar tu nueva vida en sobriedad. Sí, no solo es dejar de beber, sino no volver a beber nunca. Y puedes empezar ahora mismo.

He estado tantas veces en ese ciclo infinito… Por una cerveza no pasa nada -> una cerveza se convierte en muchas, muchísimas -> (de lo que viene aquí tengo escasos recuerdos) -> me despierto con remordimientos y resaca -> juro que no voy a volver a beber -> bueno, por una cerveza no pasa nada…

Os suena?

Pues lo bueno de saber cómo funciona es que sabemos donde parar ese ciclo, sabemos donde hay que meter el palo en la rueda para que salte por los aires, para no seguir como una marioneta sumido en ese circuito de autodestrucción. Y ese punto es: “Por una cerveza no pasa nada” Sí pasa joder!! Claro que pasa!!! Ese es el origen de todo. En ese punto tenemos en posesión de nuestros sentidos, de nuestra fuerza de voluntad, de nuestro deseo de salir de ese mundo de una vez por todas. Así que ni una cerveza, ni media ni nada. NADA!

Pero si fuera tan fácil, cómo es que no lo hemos hecho hasta ahora? Pues ahora vamos con eso, tranquilo. Lo principal es que tengas absolutamente claro este proceso.

Nota importante: Si has estado bebiendo grandes (pero grandes) cantidades de alcohol durante mucho tiempo, se recomienda que consultes a un médico, o a un centro de desintoxicación. No trates de dejar de beber de repente. Si empieza a experimentar síntomas graves de abstinencia (ataques de pánico, latidos cardíacos rápidos, ansiedad severa, sacudidas), debes buscar asistencia médica inmediata. Podría tratarse de delirium tremens, que es potencialmente mortal, si no se trata.

Ahora sí. Vamos a los pasos para no solo dejar de beber, sino no volver a hacerlo.

PREPÁRATE. Desahzte en casa de todo el alcohol y todo lo relacionado con él. Tranquilo, esto no es para siempre. En un futuro podrás tener alcohol para los invitados si quieres. Pero en estos momentos iniciales en que seremos tan frágiles e inestables, cualquier acción que nos impida o nos dificulte el acceso al alcohol nos dará algo de tiempo para recapacitar si tenemos algún conato de recaída. Yo lo hice y recuerdo ese momento (muy peliculero por otra parte) de vaciar las botellas por el fregadero como un momento muy gratificante. Me sentí muy héroe de película.

LOS PRIMEROS DÍAS. No te miento, van a ser muy complicados. Tu cuerpo, que se ha acostumbrado a vivir anestesiado por el alcohol, de repente va a sentirse deslumbrado por tanta realidad. Y en esa realidad hay momentos buenos y malos, que serán amplificados por la ausencia de alcohol. Los momentos buenos serán geniales y los malos… pues malos. Lo importante estos días es seguir adelante. No analices, no pienses, no le hagas caso a tu mente, va a intentar engañarte, no compares si esto es mejor que antes o no. Simplemente camina hacia adelante. Te prometo que lo mejor está por llegar, y será increíble.

CREA NUEVAS RUTINAS. Te encontrarás con la enorme sorpresa que los días tienen muuuchas más horas de lo que imaginabas. Descubrirás con horror todo el tiempo que destinabas a beber alcohol (y a recuperarte de sus efectos). Tendrás mucho tiempo libre que no sabrás que hacer con él. Es uno de las consecuencias de vivir en sobriedad que más me sorprendió y que más me costó asimilar. Es como si me sobrara vida, no sabía qué hacer con ella. Pero hay millones de cosas por hacer, hobbies por descubrir,… Crearé una sección en esta web que se dedique a ello en profundidad.

BUSCA AYUDA. No me refiero exclusivamente a ir a Alcohólicos Anónimos (hacen una gran labor) o acudir a una clínica de desintoxicación. Sí, tú como yo pensamos que no estamos tan mal como para tener que acudir a esos centros… Ojo, quizá estemos equivocados. Pero lo que sí tenemos que hacer obligatoriamente es buscar alguien o algo donde encontrar apoyo. Puede ser desde un familiar, un amigo, o un blog como este o como muchas redes sociales que hay de apoyo entre alcohólicos. También incluiré un apartado donde vaya recogiendo estos blogs y redes.

SIENTE. Llora cuando lo necesites. Ríe mucho. Enfádate, alégrate. Come cuando tengas hambre, duerme cuando tengas sueño. No estarás acostumbrado a escuchar a tu cuerpo. Incluso te costará identificar sensaciones nuevas. Al principio será extraño, pero te acostumbrarás con el tiempo. Cuando te dije que empezabas una nueva vida no estaba exagerando absolutamente nada!!

90 DÍAS.  Este es el periodo según investigadores de la Universidad de Yale que tarda la corteza prefrontal del cerebro (la encargada de la toma de decisiones y de controlar los impulsos) en regenerarse y tomar el control tras abandonar una sustancia adictiva. Así que ya sabes que este es el periodo en el que tendrás que ir hacia adelante sin pararte a pensar. Adelante, adelante, adelante!!!

EVITA SITUACIONES DE RIESGO. Otro aspecto que te sorprenderá (al menos a mi sí lo hizo) es la cantidad de “amigos” que dejarán de serlo al dejar el alcohol. Durante nuestra adicción nos rodeamos de gente que se adapte a nuestro estilo de vida y creamos lazos con ellos. Pero por mucho tiempo que lleves conociendolos, por desgracia los lazos de esa amistad eran con el alcohol y no contigo. Hay excepciones, ojalá en tu caso sean muchas. En el mio no lo fueron. También hay que evitar las situaciones (al menos en las fases iniciales) en que solíamos beber. El alcoholismo es una enfermedad poderosa, no la subestimes. Hay que minimizar los desencadenantes. Aunque en un futuro, una de las mejores sensaciones será el superar una a una todas esas situaciones en las que antes bebíamos. Te sentirás un auténtico superhéroe, aunque todo a su tiempo.

MATÉN LA INSPIRACIÓN. La sobriedad en nuestro caso se convierte en una habilidad aprendida. Y como todas las habilidades, requiere de tiempo para ser bueno en ella. Puedes empezar muy motivado (a esto se le llama la nube rosa, y se suele dar en los primeros momentos de dejar el alcohol) pero ir paulatinamente perdiendo el interés o la motivación. Probablemente haya momentos en que odies tu vida sin alcohol, que creas que te estás perdiendo algo, que nunca volverás a disfrutar, pero créeme, si consigues seguir adelante con esto, serás más feliz de lo que nunca pudiste imaginar. Recuerda que si estás en este proceso es para erradicar de tu vida a un enemigo que estaba acabando con ella. Aplástalo de un pisotón y sigue adelante!.

Te prometo que si te mantienes sobrio, las cosas irán cada vez mejor y dejarás de pensar así gradualmente.

Si tienes alguna duda, o comentario, o quieres compartir con nosotros tu experiencia o tus progresos, no dudes en dejar un comentario más abajo. Cuantas más vivencias compartamos, más podremos ayudar y ser ayudados.

Si lo prefieres puedes ponerte en contacto conmigo a través de la página de contacto. Ahí encontrarás todas las redes sociales donde estoy presente además de un formulario. Por favor, si crees que puedo ayudarte no dejes de escribirme.

¡Bienvenido al camino de la sobriedad!

Compartir

Deja un comentario

Para preservar tu anonimato, puedes dejar en blanco los campos que desees. Tu dirección de correo electrónico no se hará pública en ningún caso. El comentario aparecerá publicado una vez sea aprobado por un moderador.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Register