Compartir

Dejando el alcohol

Déjalo ir

Déjalo ir

Una de las cosas más complicadas del proceso de dejar de beber es darte cuenta que ya no vas a poder volver a beber “como una personal normal”. Pongo esto entre comillas porque nadie bebe de manera normal, como nadie esnifa cocaína de manera normal, o se inyecta heroína de manera normal. Es una ilusión social, pero ese es otro tema que trataremos otro día.

Pero independientemente de ese matiz, no, no vas a poder volver a beber de manera controlada. Eso pasó, se fue. Acéptalo. Deja ir esa ilusión. Cuanto antes la dejes ir, antes podrás enfrentarte a la realidad.

Dejar ir algo no es fácil, y con frecuencia es muy doloroso. Dejar ir no es renunciar o no cuidar, de hecho dejar ir es cuidar lo suficiente como para ir más allá del dolor y permitir tu crecimiento. Dejar ir es deshacerse de los sentimientos negativos y de las creencias que ya no tienen lugar en nuestra vida.

Dejar ir suena fácil, pero, ¿cómo se hace? Realmente el hacerlo es sencillo, lo malo es enfrentarse a lo que viene después de haberlo dejado ir. ¿Te suena de algo? Efectivamente, es el mismo proceso por el que nos cuesta tanto vivir en sobriedad. Dejar de beber es fácil, lo difícil es afrontar la vida sin alcohol. Hay que aprender a dejar ir cosas sencillas para ser capaces posteriormente de dejar ir el alcohol.

Como con cualquier cambio en la vida, hay que estar listo para dejar ir. Desafortunadamente, a menudo no podemos dejar ir a menos que hayamos acumulado el suficiente dolor.
Si no estoy listo, no sucederá nada. Puede incluso que ya haya acumulado el suficiente dolor y aun así no estar preparado. Es entonces cuando tenemos que ser honestos con nosotros mismos y abrirnos a la idea de que ese cambio es necesario en nuestra vida, ya que el no hacerlo nos estancaría y no nos dejaría avanzar.

Cuando finalmente llegamos a la conclusión de que hay que dejar ir algo de nuestras vidas, es interesante hacer algunos de (o todos) estos pasos:

  1. Ayudar a los demás. Cuando se pasa por un proceso de dejar ir, generalmente estamos tan preocupados en nosotros mismos que somos incapaces de ver las cosas desde el ángulo correcto. Al ayudar a alguien y ver sus necesidades somos capaces de salir de nosotros mismos y ver las cosas con mayor claridad.
  2. Hablar con alguien. A veces, hablar con alguien acerca de lo que nos ocurre nos puede ayudar a darnos cuenta de que nuestra perspectiva es sesgada. Eso es debido a que nos obsesionamos con lo que nos molesta y perdemos de vista el conjunto. Al expresar lo que nos ocurre recibimos una visión mucho más neutral y quizá nos ayude a darnos cuenta de ello.
  3. Autoreflexión. Escribir en sí es un ejercicio magnífico para la reflexión. Y el ejercicio mejora si hacemos dos listas. En una ponemos el/los hechos que nos afectan, y en la otra como nos hacen sentir. El verlos escritos y juntos nos hace darnos cuenta de si hay algo erróneo en nuestro proceso mental o realmente tenemos razones para sentirnos así.
  4. Conectar con un poder superior o con tu ser espiritual. Llámalo dios, llámalo ente espiritual, no lo llames de ninguna manera si no quieres. Pero encuentra tiempo para dedicar a ese ser, o a ti mismo y analiza si tu comportamiento está alineado con tu ser más profundo, con tu yo verdadero, no el que te fuerzas a ser día a día porque siempre has sido así o porque es lo que los demás esperan de ti que seas.
  5. Visualización. Cierra los ojos e imagina encerrando en una gran bolsa aquello que quieres dejar ir y tirándolo por un puente muy alto. O imagínate de la manera más real que puedas golpeando hasta hacer desaparecer aquella idea que se resiste a marchar, por ejemplo la idea de que puedes beber de manera “normal”.





Espero que te sirvan estas técnicas para no quedarte atascado en tu vida y poder avanzar sin que ninguna creencia, persona o hecho te haga de lastre evitando de esa manera que consigas ser el mejor tú al que puedes aspirar.

Si tienes alguna duda, o comentario, o quieres compartir con nosotros tu experiencia o tus progresos, no dudes en dejar un comentario más abajo. Cuantas más vivencias compartamos, más podremos ayudar y ser ayudados.

Si lo prefieres puedes ponerte en contacto conmigo a través de la página de contacto. Ahí encontrarás todas las redes sociales donde estoy presente además de un formulario. Por favor, si crees que puedo ayudarte no dejes de escribirme.

Compartir

Deja un comentario

Para preservar tu anonimato, puedes dejar en blanco los campos que desees. Tu dirección de correo electrónico no se hará pública en ningún caso. El comentario aparecerá publicado una vez sea aprobado por un moderador.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Register