Quién Soy

 

Hola.

Me alegra que estés aquí leyendo esto. Y aunque si estás por aquí es porque o tienes un problema con el alcohol o alguien de tu entorno lo tiene, me alegro porque le estás buscando solución y esa es la única cosa en el mundo que puede hacer que superes tu problema. Así que sí, me alegro. Y mucho.

No, yo tampoco me imaginé que acabaría siendo alcohólico. No es lo que te planteas que quieres ser de mayor cuando empiezas a trazar los caminos de lo que te gustaría que fuera tu vida.
Crecí en la creencia que la perfección era una virtud. Una “virtud” estrictamente inculcada día a día, hora a hora, minuto a minuto, misa a misa por mi madre.
Siempre se vanagloriaba de su hijo mayor, el bueno, el perfecto…

Y me lo creí.

Crecí sin poder hacerlo, encerrado en la búsqueda de la perfección, como dejan de crecer los pies vendados de las geishas. Es muy difícil desarrollar una personalidad sana cuando crees que nunca estás a la altura de lo que esperan de ti.

No juzgo los motivos, no; pero sufro las consecuencias. Vive Dios (cualquiera de ellos) que las sufro.

No entendía el gris. Vivía en un continuo extremismo. La tele de mi vida tenía solo dos canales, el todo y la nada. El todo es como entendía la vida, la nada es como la vivía. A partir de ahí desarrollé agorafobia y alcoholismo. La primera era consecuencia del ansia de perfección, el segundo era el brebaje mágico que hacía que la vida no hiriera (tanto).

Y por ese camino transité desde los 14 años a los 40 que tengo ahora. Una lucha diaria en una guerra que estaba perdiendo.

Los demás pensaban que mi vida era genial, todos mis amigos me envidiaban, pero todo era un mundo artificial creado por mi para seguir manteniendo la virtud de la perfección. Y como este mundo imaginario era cada vez más difícil de sostener, empecé a evitar a la gente. Lo que para todos es algo agradable, quedar con amigos, para mi era algo horrible. Tener que simular perfección cuando tu vida es un horror cada vez se me hacía más insostenible.

Por una parte la agorafobia (evidentemente sin tratar por un especialista) iba a peor, por lo que no dudaba en tirar de alcohol para poder hacer vida “normal”. Las relaciones sociales, un desastre, por lo que tiraba de alcohol para poder relacionarme. Y para poder soportar la vida que tenía, ¿adivináis? Sí, tiraba de alcohol para poder soportarla.

Así que tras mucho esfuerzo lo conseguí. Ya era un auténtico alcohólico.




Bromas aparte, estoy convencido que darme cuenta de que soy alcohólico es lo mejor que me ha podido pasar. Darme cuenta que me había convertido no en alguien imperfecto, sino en alguien desastroso fue lo que hizo que pudiera intentar poner freno a la caída libre en que se estaba convirtiendo mi vida.

Esto fue hace dos años. No digo que dejara de beber definitivamente en esa fecha, pero las temporadas en que estaba sobrio me dedicaba a solucionar los problemas de base (la agorafobia, la fobia social) con un psicólogo. He trabajado en ellos estos dos últimos años, y si bien no estoy del todo recuperado, si me siento capaz ahora de enfrentarme a vivir mi vida sin alcohol.

Y aquí estoy, intentando avanzar por el camino de la sobriedad. Avanzando, cayendo y volviéndome a levantar. Es el único camino que merece la pena transitar.

Esta web no es más que un apoyo más para mi recuperación. Es mi lugar, mi mundo, donde me rodeo de todo aquello que me ayude a salir de donde estaba y me lleve a donde quiero ir.

Por desgracia, todavía me afecta mucho el estigma social (y los retazos de mi ansia de perfección) por lo que prefiero no desvelar mi identidad, pero estoy convencido que lo haré en un futuro no muy lejano.

Por mi parte nada más. Si quieres puedes ponerte en contacto conmigo a través de la página de contacto. Ahí encontrarás todas las redes sociales donde estoy presente además de un formulario. Por favor, si crees que puedo ayudarte no dejes de escribirme.

Mucha suerte en tu camino.

Deja un comentario

Para preservar tu anonimato, puedes dejar en blanco los campos que desees. Tu dirección de correo electrónico no se hará pública en ningún caso. El comentario aparecerá publicado una vez sea aprobado por un moderador.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Lost Password

Register